Ricos, Pobres y la Clase Media

Muy pocos nacen en hogares privilegiados, con posibilidad de heredar parte de la fortuna familiar. Otros nacen en hogares con recursos suficientes para llevar una vida sin mayores obstáculos financieros. El resto, nace en hogares que con mucho sacrificio sobreviven. A pesar de estas diferencias, todos nacemos desnudos.

La producción, movilización y adquisición de bienes materiales, insumos y servicios han sido esenciales en la vida del hombre desde que comenzó a organizarse en familias, tribus, villas y ciudades. Las primeras civilizaciones fueron posibles mediante la invención e implementación de sistemas económicos sostenibles.

Si viajáramos al espacio sideral y fijáramos la mirada hacia nuestro planeta, veríamos un punto luminoso suspendido en la inmensidad del espacio. Nuestro planeta comparte el vasto universo con un gran número de objetos cósmicos, de estrellas y planetas.

Este diminuto astro del universo, que llamamos tierra, contiene una multitud inmensa de organismos y seres vivos; posee abundantes recursos renovables y no renovables; y es el hogar de más de siete mil ochocientos millones de humanos.

De acuerdo a Greg Laughlin, profesor asistente de astronomía y astrofísica de la Universidad de California en Santa Cruz, California, el valor de la tierra es de más o menos 5 cuatrillones de dólares norteamericanos ($5,000,000,000,000,000). Este cálculo está basado en la capacidad de la tierra de sostener la vida en el planeta.

El Boston Consulting Group estima que el monto total de las fortunas que se maneja en los círculos financieros mundiales es de aproximadamente 431 trillones de dólares norteamericanos ($431,000,000,000,000). Esta cifra constituye el 8.62 % del valor de la tierra.

De los siete mil millones de habitantes, 56 millones poseen fortunas por encima del millón de dólares norteamericanos (esto es tan sólo el 0.71% de la población de la tierra) y 2.755 poseen fortunas por encima de los billones de dólares norteamericanos (esto representa el 0.0004 % de la población de la tierra).

De acuerdo al reporte de crédito del Suisse Global Wealth, el 43.4% de las fortunas de la tierra están en manos de más o menos el 1% de la población de la tierra. El 1.4% de las fortunas de la tierra están en manos del 53.6 % de la población de la tierra, esta cifra lo componen personas con posesiones valoradas por debajo de los 10,000 dólares norteamericanos. El 55.2% restante de la fortuna mundial está en manos del 45.4% de la población del mundo.

Independiente del área geopolítica, encontramos un sector de la población que posee o controla inmensas fortunas. Por otro lado, vemos que otro sector está ubicado en el extremo opuesto, un sector de la población que vive con escasos recursos financieros. La humanidad está divida entre aquellos que tienen y aquellos que no tienen. En medio de estos dos marcados extremos, hay un tercer grupo que, a pesar de no ser rico, tampoco es considerado pobre, se trata de la clase media.

Las riquezas no permanecen bajo el control de los mismos individuos por siempre. Las riquezas se mueven tarde o temprano entre individuos y clases sociales. El flujo de riquezas es un asunto algo complejo. Su estructura y funcionamiento se ve afectado por múltiples factores tales como el origen y los tipos de recursos naturales y los mecanismos económicos y socioculturales de la región. Otros factores que influyen en el flujo de riquezas son el crimen organizado, la corrupción y la cleptocracia.

Las economías se han organizado en tres modelos fundamentales: economías tradicionales, economías de mando y economías de mercado. La combinación entre estos modelos es común en ciertas regiones.

En las economías tradicionales, las actividades de generación de bienes están centradas en la familia. La región consume lo que produce. Las oportunidades de progreso son muy pequeñas en este tipo de economía.

En las economías de mando, la élite autócrata que acapara el poder toma las decisiones acerca de lo que se produce y acerca del precio de venta de bienes y servicios. El pueblo cumple con las órdenes del gobierno central a cambio de ciertas protecciones sociales, como es el caso de países comunistas.

En las economías de mercado, los medios de producción de bienes y servicios están en manos de empresas privadas y se basa en la oferta y la demanda. Los trabajadores son remunerados de acuerdo a sus capacidades de producir bienes y servicios de valor para la sociedad.

No hay nada de malo en ser rico. La creación de fortunas requiere de individuos que tienen una visión clara y concreta de lo que quieren y una dedicación total en hacerla posible. Llegar a ser rico no parece ser tan sencillo. Menos del 1% de la población ha alcanzado acumular el 43.4% de las riquezas del mundo. Pero, por otro lado, es escandaloso que 957 millones de personas en 93 países no tienen suficiente alimento para sus necesidades diarias.

Nuestro mundo aún conserva una enorme riqueza en recursos naturales. La explotación sabía y segura de esos recursos, nos permitiría crear oportunidades de trabajo para todos y disfrutar, tanto ricos como pobres, este diminuto planeta, que llamamos hogar. Esto es la mejor herencia que dejaremos a las futuras generaciones.

Referencias:

https://www.un.org/en/food-systems-summit/news/2021-going-be-bad-year-world-hunger

https://www.theglobaleconomy.com/rankings/cost_of_living_wb/

https://www.theglobaleconomy.com/rankings/cost_of_living_wb/

https://www.bbc.com/news/magazine-17512040

https://www.lovemoney.com/galleries/112489/the-worlds-total-wealth-and-how-its-divided-up

https://www.mentalfloss.com/article/636789/how-much-is-earth-worth

https://www.forbes.com/sites/robertberger/2014/04/30/top-100-money-quotes-of-all-time/

©2023 eBiefy

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Sending

Log in with your credentials

Forgot your details?