Aprender

Aprender es una actividad presente en los seres vivos, equipándolos con herramientas útiles para su sobrevivencia. Pero es el ser humano quien ha evolucionado con un potencial fisiológico que le permite almacenar, analizar, procesar información a fin de modificar su medio ambiente y cambiar su comportamiento y su conducta para bien o para mal.

Aprender produce inevitablemente cambios. Este proceso se da independiente de la sencillez o complejidad de los organismos vivos. Interactuamos con el mundo exterior a pesar de lo hostil que este pueda ser. Nos adaptamos al medio ambiente. Revaluamos constantemente los vínculos con individuos de nuestra misma especie, con los que son cercanos a nosotros y con extraños. Consciente o inconscientemente luchamos por sobrevivir.

Las herramientas, que nos habilitan a desarrollar nuestro potencial, las adquirimos y las creamos mediante el procesamiento de información. En los humanos, este proceso ocurre en el cerebro, gracias a la compleja red de células nerviosas localizadas en él y por todo el cuerpo.

Con excepción de las esponjas marinas, todos los seres vivos poseen estructuras nervioso que van desde sistemas sencillos hasta sistemas más complejos. Por ejemplo, en el caso de las plantas, a pesar de que ellas carecen de cerebro, poseen una red de células nerviosas, permitiéndoles la transmisión de información útiles para su sobrevivencia. Sus raíces crecen en dirección a la tierra, mientras que su tallo y ramales crecen hacia las fuentes de luz.

Los organismos unicelulares no cuentan con terminaciones nerviosas ni cerebro. La estrecha cercanía de sus componentes, les permite ejecutar sus funciones metabólicas, su homeostasis y su capacidad de reproducción dentro de su reducido espacio. La comunicación con el exterior la logran mediante estructuras bioquímicas.

El cerebro y la compleja red nerviosa de los seres humanos han ocupado un lugar primordial en la evolución de su especie. Consiente e inconscientemente, el cerebro almacena y procesa información, forma interacciones neurales complejas y crea una impresión personalizada del mundo real. Las redes nerviosas se encargan de conectar el cerebro con el resto del cuerpo y con el mundo exterior.

A pesar de que poseemos una maquinaria compleja que nos permite aprender, este proceso no ocurre espontáneamente en los humanos. No explotamos todo el potencial como se debiera. La gran mayoría de los seres humanos procesa información básica y necesaria para vivir en una fabricada zona de conformismo. Hemos aprendido a manipular informaciones para mantener bajo control a la sociedad.

Como humanos, hemos organizado nuestras sociedades a partir de la reformulación de conocimientos adquiridos durante el transcurso de nuestra evolución. Hemos inventado valores morales y gobiernos civiles y religiosos. Hemos creado conceptos para explicar los fenómenos naturales. Hemos inventado medios para crear, distribuir y mantener los recursos útiles para sostener el funcionamiento de nuestras sociedades.

A través de la historia de la humanidad, encontramos personajes que han aportado innovaciones, ideas y conceptos, haciendo posibles cambios fundamentales en el saber y en la existencia del hombre. Esos cambios no han sido fáciles de implementar porque no es fácil movernos fuera de nuestra zona de conformismo. Pero cuando nos atrevemos a salir de esa zona, encontramos nuevos propósitos en la vida.

Aprender trae muchos beneficios. Los cambios que resultan de aprender aportan satisfacción y promueven la realización personal, además del logro de una positiva interacción con los seres que nos rodean y con el mundo en general.

Aprender requiere del ejercicio de un pensamiento crítico, ausente de parcialidades; requiere de una comprensión profunda de la realidad; requiere de la formulación clara de nuevas ideas y conceptos; y requiere de la aplicación del conocimiento en otras áreas de competencia teoréticas y prácticas.

Aprender e ignorar son conceptos totalmente opuestos. Aprender promueve cambios. Ignorar detiene cambios. Aprender implica progreso. Ignorar implica retraso. Aprender produce recursos. Ignorar produce miseria. Aprender abre las puertas a la paz. Ignorancia abre las puertas a la guerra.

Referencia:

https://www.khanacademy.org/science/ap-biology/cell-communication-and-cell-cycle/cell-communication/a/cell-cell-signaling-in-unicellular-organisms
https://www.ck12.org/c/biology/cells/lesson/Cells-Advanced-BIO-ADV/
https://www.acaedu.net/cms/lib3/TX01001550/Centricity/Domain/389/5.10B%20Explain%20Rading%20Traits.pdf
https://en.wikipedia.org/wiki/Learning

Survival

https://www.queensu.ca/teachingandlearning/modules/students/04_what_is_learning.html

©2023 eBiefy

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Sending

Log in with your credentials

Forgot your details?